En cualquier momento, una fuga de agua puede suponer la pérdida parcial o completa de un inmueble, por lo que la  instalación de un detector de fugas de agua en el hogar o negocio puede suponer evitar un enorme gasto posterior. 

Son varias las causas que pueden producir una inundación en tu inmueble y suceden más a menudo de lo que pensamos. Una avería, un descuido, filtraciones, goteras o sabotajes son difíciles de prevenir sin un sistema adecuado de detección y alerta. Tanto en hogares como en negocios existe el riesgo de sufrir una inundación ya sea por averías, descuidos o fenómenos meteorológicos, para evitarlo podemos utilizar sensores anti inundaciones.

¿Cómo funciona un sensor de inundación?

El detector de fugas de agua es un dispositivo inalámbrico de fácil instalación que puede colocarse en baños, sótanos, cocinas o cualquier otra instalación en tu hogar o negocio. Su sistema de alta sensibilidad a fluidos localiza las acumulación de agua y activa automáticamente la alerta.

Estos detectores tienen varias partes. Por un lado está la sonda o elemento sensor, que toma la muestra del fluido que hay en la estancia. Dependiendo las características del inmueble, el dispositivo se ajusta los centímetros necesarios sobre la línea del suelo para estar en contacto con el agua del escape. El detector, por otro lado, analiza la muestra de la sonda y determina si se trata de un escenario de emergencia o no. Por último los dispositivos de aviso son los que se encargan de comunicar el problema. Además de tener luces y un altavoz que haga señales acústicas, los detectores más avanzados como el de las alarmas Verisure tienen la capacidad de enviar la señal de manera inalámbrica al panel central y dar la alerta al usuario de la alarma a través del móvil y a la Central Receptora de Alarmas.

Un sistema de detección como las alarmas de Securitas Direct incluye al sensor de inundación dentro de su sistema integral de seguridad que conecta constantemente con el panel central. La inclusión de esta característica dentro del mismo kit supone una vigilancia de 24 horas esté o no activada la alarma desde la Central Receptora de Alarmas más grande y avanzada de Europa. Adicionalmente, al tener un sistema de comunicación de doble vía, por el mismo precio se incluye la capacidad para operando a pesar de que haya cortes de luz, sabotaje o uso de inhibidores de frecuencias.

Gracias a un sensor de inundaciones con estas características, cualquier inmueble estará completamente seguro ante una fuga de agua, avería o cualquier otra incidencia en todo momento.

El precio de una inundación

Junto a un incendio incontrolado, una inundación se puede convertir en la mayor amenaza para nuestro inmueble; incluso más que un robo o intrusión. Por ello es importante tener en cuenta cuales son los focos más habituales desde donde se originan las inundaciones y cómo mitigar su impacto en caso de fuga.

Tanto las cocinas como los baños son la estancia más común en la que podemos sufrir una inundación. Un inodoro, ducha, bañera o grifo que pierde agua por avería, escape o mal uso del mismo puede ser suficiente para que se nos inunde la estancia si la pérdida de fluido persiste durante muchas horas sin darnos cuenta. También es posible que el baño de un vecino sea el causante de inundación en nuestro propio inmueble. También hay que tener en cuenta que existe una enorme gama de electrodomésticos conectados al circuito de agua de un edificio y siempre pueden ser una fuente de peligro ante inundaciones. Lavadoras, radiadores, máquinas de café industriales o termos eléctricos pueden sufrir averías o filtraciones. Del mismo modo, el sistema de tuberías general del agua puede tener grietas o sufrir roturas graves en caso de que haya algún problema de presión o no se haya llevado a cabo un buen trabajo de mantenimiento.

Si, tras recibir el aviso de nuestro detector de inundaciones, nos encontramos con parte del inmueble lleno de agua el primer paso a tomar es cortar inmediatamente la corriente eléctrica. Un cortocircuito producido por electrodoméstico, una instalación mal aislada u otros dispositivos pueden conducir una corriente de alto voltaje mortal para a las personas allí presentes o una deflagración en caso de fuga de gas. Tras este paso primordial podremos proceder a cerrar la llave de paso general del agua, con lo que será fácil comprobar si la fuga parte de nuestro inmueble o viene de manera externa, por lo que cortarlo no estará en nuestras manos. Una vez tengamos la situación bajo control se puede proceder a eliminar el agua sobrante.

Por tanto, en caso de no querer pagar un alto precio por no tener un sistema de alarma adecuado, la mejor opción para evitar daños catastróficos producidos por fugas de agua es instalar un detector de inundaciones con capacidad para estar conectado a una Central Receptora de Alarmas en vigilancia las 24 horas.