Un centro comercial se enfrenta a una serie de retos de protección muy complejos y solo las alarmas más completas pueden evitar brechas de seguridad graves.

Uno de los objetivos más recurrentes para los delincuentes son los centros comerciales. Estos enormes inmuebles albergan multitud de negocios, bienes almacenados y miles de personas los visitan diariamente. Además su gran tamaño complica enormemente tener todos los ángulos perfectamente vigilados y por tanto el sistema de seguridad que se vaya a aplicar debe ser muy completo y capacitado para adaptarse a todas las situaciones posibles.

Por si la amenaza de ladrones no fuera suficiente, en estos lugares también hay que tener en cuenta otros factores de riesgo, como los incendios y las inundaciones. Los primeros pueden resultar muy costosos para las empresas, pues si no se detecta a tiempo acabará en pocas horas con toda la mercancía y posiblemente con la estructura del centro comercial. Los segundos también pueden ocasionar daños materiales a gran escala, siendo por tanto amenazas casi más peligrosas que los robos. Este problema hace casi imprescindible colocar sensores de detección de humo e inundaciones por todas las plantas del centro comercial. Siempre escogiendo compañías líderes en el sector que puedan responder ante este tipo de situaciones.

Aunque normalmente los centros comerciales cuentan con vigilancia las 24 horas, puede ser que estos vigilantes tan sólo se hagan cargo de la parte exterior del recinto, por lo que es buena idea completar esta vigilancia con dispositivos de alta tecnología. Las alarmas más completas no sólo se prestan a vigilar el interior de las instalaciones, sino que también cuentan con detectores perimetrales capaces de proteger el acceso al exterior. De esta forma, las inmediaciones cercanas del centro quedan completamente cubiertas por los sensores de movimiento por infrarrojos y las microcámaras que permitirán tomar secuencias en color.

Todo tipo de incidentes son posibles

De todas las amenazas a las que se enfrentan los centros comerciales, el hurto es la mayor fuente de pérdidas a las que enfrentan casi todos los pequeños comercios, por lo que son necesarios dispositivos que ayuden a disuadir a todos los potenciales ladrones y capturar a todo aquel que trate de llevarse ilícitamente un producto. Aprovechando la enorme afluencia de público en estos espacios, los ladrones se pueden camuflar perfectamente como un cliente más y aprovechar la gran cantidad de género expuesto por todos los lados para robar sin que empleados o clientes se puedan dar cuenta.

Proteger los productos utilizando contenedores de seguridad, por ejemplo, evita que alguien abra el contenido de una caja y pueda sustraer su interior. Estas cajas de PVC son transparentes y permiten ver perfectamente el artículo expuesto pero su robustez lo protege de robos, caídas e incluso incendios o inundaciones. Muchos productos se suelen con cintas magnéticas que, al cruzar a través de las bandas acustomagnéticas que se colocan en las salidas de la tienda, envían el aviso a la alarma de seguridad.

También hay que ser vigilante ante incidentes más serios como un incendio, que puede llegar a ser fatal para los negocios y la integridad de las miles de personas que puede haber dentro. Para luchar contra esta emergencia existen sistemas de protección anti incendios pasivos y activos. La protección pasiva suele ser una diseño en el inmueble que no permita la propagación del fuego y el uso de materiales ignífugos en su construcción.

Hay, además una gran variedad de dispositivos de protección activa anti incendios. Los más comunes son los extintores portátiles, pero la existencia de detectores de humos con avanzados sensores de alerta temprana, aspersores de extinción automática o tomas con mangueras de alta presión para combatir contra el fuego son muy importantes también para evitar que el centro comercial sea pasto de las llamas.

Sea cual sea la incidencia que pueda ocurrir en un centro comercial, para poder actuar de la manera más correcta posible es necesaria la ayuda de especialistas que conozcan los protocolos adecuados. Por ello es necesario que todos los dispositivos de seguridad se mantengan en comunicación constante con una Central Receptora de Alarmas que pueda dar los avisos pertinentes a policía, bomberos o servicios médicos. Las alarmas Verisure de Securitas Direct incluyen todos los dispositivos necesarios para mantener un centro comercial totalmente seguro y la experiencia de sus miles de especialistas en el sector solucionarán cualquier incidente que pueda ocurrir inesperadamente. No sólo lo dice la compañía, si no las opiniones de los clientes de Securitas Direct, tanto aquellos que tienen instalo un sistema en su hogar como los duelos de pequeños negocios o los responsables de seguridad de grandes superficies.