Los escudos protectores para puertas llegan para poner fin al vandalismo callejero.

A menudo nos hemos podido encontrar con cerraduras llenas de pegamento o silicona que nos impiden acceder a nuestra vivienda, y la única solución es llamar al cerrajero. Cuando sucede más de un par de veces, en la mayoría de los casos, hay que proceder a cambiar la cerradura y llaves de la casa, lo que implica un quebradero de cabeza para los propietarios.

El hecho de que los bombines y cerraduras estén expuestos a pie de calle hacía difícil la protección de los mismos, hasta ahora. La solución radica en poder cubrir y descubrir la cerradura de tal modo que solo esté visible cuando se vaya a introducir la llave.

Son los protectores magnéticos los que nos permiten, a través de un imán especialmente diseñado, accionar el mecanismo y desbloquear el cierre. Para volver a activarlo realizamos la misma operación.

De momento estos protectores están desarrollándose, de modo que solo están disponibles para algunos tipos de bombines y cerraduras pero no pasará mucho tiempo hasta que se extiendan a todos los modelos del mercado.