El control domótico es un sistema de automatización para casas capaz de ayudar y mejorar las funciones de nuestra vida diaria utilizando la última tecnología. La domótica controla la automatización de los equipos, electrodomésticos y demás sistemas integrados en una vivienda, centralizándolos y comunicándolos entre sí, para una gestión inteligente. El control domótico aporta a una casa, seguridad, ahorro energético, confort y comunicación entre los dispositivos y el usuario.

El coste de un sistema de control domótico varía en función del nivel de implantación de la casa inteligente que queramos tener. Con la evolución tecnológica de los dispositivos domóticos, la utilización de las funciones es más intuitiva y muy fácil de manejar por cualquier usuario.

Es necesario distinguir entre domótica e inmótica. La domótica es el control y la automatización de una vivienda y la inmótica es la misma función, pero incorporada en edificios terciarios o industriales.

El ahorro energético es el motivo prioritario para la incorporación del control domótico tanto en el sector terciario, como en el residencial. La domótica optimiza los consumos de electricidad, agua y combustible consiguiendo entre un 15% y un 45% de ahorro. De esta manera, se consigue una amortización de la inversión en un corto periodo de tiempo.

La seguridad domótica se controla a través de smartphones, tablets u ordenadores con conexión a Internet. Todos los equipos y sistemas conectados y controlados por la domótica se integran entre sí. La seguridad domótica detecta incidencias como fugas de gas, agua o incendios y actúa inmediatamente cortando los suministros afectados, dando señal de alarma. En caso de incidencias el sistema avisa con una llamada o mensaje de lo sucedido. Los vídeo porteros IP integrados al sistema domótico mejoran el control de accesos. Es posible ver quien llama, contestar a la llamada y abrir la puerta desde cualquier dispositivo conectado a internet, incluso sin estar en casa.

Una de las características más destacables de instalar un control domótico es la comunicación bidireccional entre los elementos integrados en el sistema de vivienda inteligente y sus usuarios. Los usuarios pueden, en todo momento y desde cualquier lugar donde se encuentren, a través de cualquier dispositivo móvil con acceso a Internet, ejercer un control domótico. Y, a su vez, el sistema puede informar o avisar de cualquier incidencia a los usuarios, mediante los elementos domóticos de la instalación y también por correos electrónicos, mensajes y llamadas telefónicas.

La domótica ofrece soluciones que facilitan la vida diaria y mejoran la calidad de vida de los usuarios.