La llave magnética utiliza un mecanismo mediante el cual la llave utiliza imanes para el bloqueo y desbloqueo de las cerraduras. Este sistema es muy utilizado para los garajes.

Las cerraduras magnéticas activadas por esta llave magnética son sistemas totalmente pasivos que no requieren electricidad ni electrónica para activar o desactivar el mecanismo. El uso de varios imanes con diferentes polaridades u orientaciones y diferentes resistencias puede permitir miles de combinaciones diferentes por clave. Para ser activadas, el ordenamiento de los imanes dentro de la llave magnética debe coincidir con la alineación de las cerraduras.

Además de la llave magnética, existen diferentes tipos de llaves en el mercado que elegiremos según nuestras necesidades:

Llave clásica o llave común: tiene una pieza de forma cilíndrica, a veces perforada en forma de tubo, con una o dos paletas al final. La paleta tiene un código de acanaladuras a los costados, o un código de dientes en el extremo más alejado del cilindro o las dos cosas. Para manejarla lleva una pieza generalmente en forma de anillo, circular u ovalado del mismo material.

Llave moderna corriente, la llave actual: es plana de espesor normalmente constante, el vástago tiene acanaladuras en los lados planos y normalmente en uno de los cantos una serie de muescas de distinta profundidad y longitud, que forman el código de giro. Cuando las muescas levantan correctamente las levas del bombillo, este se libera y gira dentro de su alojamiento permitiendo mover el mecanismo de apertura propiamente dicho.

– Llave maestra, utilizada normalmente por cerrajeros. En algunos casos se fabrican cerraduras especiales que pueden ser abiertas con dos tipos de llaves. Una de ellas es la del usuario, que solamente puede abrir una cerradura determinada y otra es la llamada llave maestra, que permite abrir con una sola llave una cierta cantidad de cerraduras.

Llave magnética: este tipo es más moderno que el anterior, en una pieza, normalmente de material plástico, hay una parte de cinta magnética en el que se escribe un código. Estas llaves se usan frecuentemente para las habitaciones de los hoteles; tienen forma de tarjeta de plástico en la que se codifica un periodo de validez de acuerdo con la estancia del cliente en el hotel y, además, sirve como interruptor general de la corriente eléctrica cuando los clientes están ausentes de las habitaciones. También se usan estas llaves en muchas empresas que tienen el acceso restringido sólo a personal autorizado.