Bebidas alcohólicas, embutidos ibéricos, cremas y textil son los productos más hurtados en los comercios según se desprende del estudio La pérdida en la gran distribución comercial 2017, elaborado por AECOC en colaboración con EY. Si tienes un negocio instala una alarma con humo antirrobo. La densa niebla que llenará la estancia en pocos segundos, activada desde la central de alarmas, provocará visibilidad cero impidiendo el hurto hasta que llegue la policía.

Infórmate de las empresas de seguridad que ofrecen en sus sistemas de seguridad la alarma con humo antirrobo porque no todas lo disponen para sus clientes. Para proteger tu negocio es aconsejable instalar la mejor alarma del mercado y la que nos conecte con la central más grande y moderna de Europa. Los expertos que desde allí recogen las señales de alarma se encargarán de activar la alarma de humo antirrobo y de llamar a la Policía inmediatamente. Los minutos que tardan las Fuerzas de Seguridad en acudir al lugar son los que emplean los ladrones para arramplar con lo máximo posible. Por eso, es tan importante instalar el detector de humo antirrobo en nuestro negocio. En el caso de que los intrusos consiguieran acceder al lugar se activa la densa e inocua niebla para impedir la visibilidad al ladrón evitando que se lleve nada.

Para facilitar las denuncias de robo y hurto a los comerciantes, a partir de 2018 los comercios podrán denunciar in situ y al momento a quienes encuentren robando en sus instalaciones. El anuncio lo ha realizado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en la inauguración del Congreso que se ha celebrado en Madrid de AECOC. Todas las medidas de seguridad, como la alarma con humo antirrobo, son necesarias para combatir los robos en comercio que tanto daño provocan las cuentas. Desde el Ministerio del Interior se espera contar con un sistema que conecta a los comerciantes con la Policía Nacional, la Guardia Civil y las empresas del sector de la seguridad privada facilitándoles que denuncien los hurtos desde los puntos de venta. En este contexto cabe recordar que cada año se generan unas pérdidas de 1.800 millones de euros. De estos 1.800 millones de euros de pérdida, el 59% corresponde a hurtos externos, aquellos realizados por personas ajenas a la empresa, mientras que el 22% se atribuye a hurtos internos, los realizados por parte de empleados directos de la propia organización o personas relacionadas laboralmente con la empresa.