Si estás preocupado por la seguridad de tu familia o la de tu empresa seguro que estás pensando en instalar una alarma de seguridad. Pero existen muchos tipos de alarmas, según su finalidad, su vía de transmisión, su sistema de detección, etc. ¿Cuál debo elegir?

En primer lugar, es necesario dirigirse a empresas de seguridad de reconocido prestigio para solicitar un presupuesto adecuado a nuestras necesidades de seguridad. Todas las empresas del sector no ofrecen los mismos servicios, así que conviene elegir aquella que ofrezca las mejores garantías de protección. Tipos de alarmas existen muchas, pero eficaces, homologadas y que utilicen tecnología de vanguardia hay pocas. Entre las compañías de seguridad también es conveniente escoger aquella que tenga conexión directa con una central de alarmas que recoja todos los saltos de señal. Los expertos en seguridad verificarán la incidencia y llamarán a la Policía para que acuda al lugar inmediatamente. Las imágenes de las cámaras de tu sistema de alarma llegarán en tiempo real a la central sintiéndote protegido en todo momento. Además, quedarán grabadas y archivadas para utilizarlas como prueba en caso de intrusión.

En segundo lugar, los tipos de alarmas que debemos instalar en un espacio dependerán también de las características del inmueble. Los dispositivos necesarios y el sistema de seguridad serán distintos si se trata de una vivienda particular o una empresa. En cuanto a las empresas, las necesidades de protección serán diferentes según el lugar donde se encuentren, las características del inmueble y el producto de su actividad. La legislación vigente en España establece distintas calificaciones de tipos de alarmas en función del negocio a proteger. Joyerías o bancos, por ejemplo, requieren una alarma de Grado 3, mientras que instalaciones de alto riesgo, como infraestructuras militares, deben instalar equipos de Grado 4.

En tercer lugar, podemos dividir los tipos de alarmas en cableados e inalámbricos. El sistema de alarma con cables se suele aconsejar en viviendas grandes de nueva construcción donde se puede incluir en el propio proyecto de obra toda la instalación. También, en oficinas o empresas dotadas de muchos metros cuadrados donde el sistema de cableado ofrezca mayor conectividad. La alarma inalámbrica es perfecta para viviendas particulares donde no se quiera realizar obras molestas. En estos casos, en pocas horas y sin hacer rozas en las paredes tendrán instalada su alarma de seguridad con plena garantía.