El delito de robo con fuerza en las cosas se define en el Código Penal como aquella acción que comete una persona, con ánimo de lucro, cuando se apodera de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran. El delito de robo con fuerza en las cosas es una de las dos modalidades del robo que está castigada en el Código Penal con pena de prisión de hasta cinco años. Este delito tiene dos modalidades que son el robo con fuerza en las cosas y el robo con violencia o intimidación en las personas.

Para que el delito de robo sea considerado con fuerza en las cosas debe reunir las siguientes características:

– La fuerza ha de emplearse para acceder o abandonar el lugar donde se encuentren esas cosas.

– Las modalidades de fuerza son, únicamente, las recogidas en el artículo 238 del Código Penal, es decir:

– Escalamiento.

-Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.

-Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.

-Uso de llaves falsas. Se consideran llaves las tarjetas, magnéticas o perforadas, los mandos o instrumentos de apertura a distancia y cualquier otro instrumento tecnológico de eficacia similar.

-Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

La fuerza ha de ser anterior o posterior a la aprehensión del objeto por el autor.

El delito de robo con fuerza en las cosas está castigado en el artículo 240 del Código Penal con la pena de prisión de uno a tres años. Pero existen modalidades de robo con fuerza en las cosas que agravan las penas como:

– Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.

– Cuando se trate de cosas de primera necesidad o destinadas a un servicio público, siempre que la sustracción ocasionare un grave quebranto a éste o una situación de desabastecimiento.

– Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración.

– Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de las circunstancias personales de la víctima.

– Cuando se utilice a menores de catorce años para la comisión del delito.

– Cuando el robo se cometa en casa habitada, edificio o local abiertos al público o en cualquiera de sus dependencias.